Alles aus einer Hand ES Todo de un solo proveedor

La empresa no solo suministro todos los sistemas de mecanizado sino que también se encargó del diseño general y de todo el concepto de seguridad por la planta de madera contralaminada.

Kallfass, el fabricante de maquinaria de la Selva Negra, ya había participado como proveedor de maquinaria en algunos proyectos relacionados con la madera contralaminada en Austria y Alemania. La planta más reciente que se realizó fue la de Stora Enso en Gruvön/Suecia. Las obras para esta ubicación empezaron en 2018, y la instalación funciona en modo automático desde principios de 2019.

Hasta la fecha, este es el mayor proyecto para Kallfass en el ámbito de madera contralaminada. La empresa no solo suministro todos los sistemas de mecanizado, desde la alimentación de los paquetes hasta la retirada de los elementos prensados acabados, sino que también se encargó del diseño general y de todo el concepto de seguridad. En la decisión de Stora Enso de elegir a Kallfass como proveedor de maquinaria ha influenciado en gran medida la presencia de Kallfass en las plantas austriacas de CLT de Ybbs y Bad St. Leonhard. En Suecia, la capacidad total es de 100.000 m3/año.

Incluso opción de paquetes grandes
En Gruvön, Stora Enso también opera un aserradero que suministra las materias primas para los elementos de madera encolada. La madera cortada (seca y en listones o precepillada), se lleva al proceso de Kallfass en un camión. Estos también están dimensionados en paquetes grandes de hasta 5,8 m de longitud, 2 m de anchura y 3 m de altura. Un dispositivo de desapilado por vacío separa la madera cortada por capas. Si hay listones de apilado, un cepillo se encarga de limpiarlos automáticamente y agruparlos. El sistema de mecanizado de Kallfass separa las capas y entrega las tablas una a una al escáner de calidad de Finscan. Ahí también se mide la resistencia y la humedad. Las piezas que no se consideran aptas se excluyen del proceso.

Dos vías para las tablas
«El escáner nos informa de si hay fisuras en la parte frontal o nudos en la base de los dientes. Si es así, tronzamos la parte frontal», explica Hans Haist, director general de Kallfass. Las tablas pasan en posición transversal por un sistema de tronzado frontal con un tope servoajustable. A continuación, se cambia la línea cero y se repite el procedimiento en el otro lado de la tabla. Si el escáner también detecta características no deseadas en el centro de la tabla, las piezas afectadas se expulsan a un nivel superior, donde un sistema de corte Paul corta las zonas afectadas. «Sin embargo, esto solo afecta a aproximadamente el 5 % del volumen total. La mayor parte pasa directamente al sistema de machihembrado cuneiforme de Grecon», explica Helge Widmann, director de proyectos de Kallfass.
El sistema de mecanizado de Kallfass sincroniza hacia el sistema de machihembrado cuneiforme con prensa continua tanto las piezas de trabajo largas como las longitudes de corte a partir de 800 mm con un rendimiento de hasta 50 tablas por minuto, y vuelve a recoger las láminas machihembradas detrás de la tronzadora sincronizada. Su longitud es de entre 8 y 16 m. En el tramo de acumulación de aproximadamente 25 m que sigue, la cola tiene tiempo para secarse antes de que Kallfass introduzca las laminas en la instalación de cepillado Rex. Cuando finaliza el cepillado previo, las láminas se sincronizan hacia la prensa de paneles: primero se aplica la cola por medio de una instalación Oest y, a continuación, las láminas acceden a la prensa de encolado Dimter. Acto seguido, una instalación Kallfass recoge de nuevo los paneles monocapa resultantes.
Aquí, los caminos se separan: una grúa Voith recoge las capas longitudinales y las coloca en el depósito temporal. Previamente, una tronzadora situada a continuación de la prensa de encolado las había cortado a la anchura requerida en el pedido. Para aprovechar al máximo la prensa Dimter, siempre que es posible se crean capas longitudinales de 16 m de longitud. Para los paneles más cortos, Kallfass ha desarrollado un sistema especial que permite aprovechar los restos de la capa longitudinal.
Las capas transversales de hasta 1,5 m de longitud se colocan mediante una máquina de Kallfass en pilas de hasta 2 m de altura que una grúa Voith coloca en un segundo depósito. Estas operaciones se desarrollan de forma totalmente automática. El sistema de control especifica el lugar donde se almacena cada elemento.

Vereinzelung der Pakete

Aserrado de precisión milimétrica
A continuación, las capas longitudinales y transversales se unen para formar una torta prensada. El formato de la capa longitudinal ya es el correcto. Las capas transversales, hasta ese momento con una longitud máxima de 1,5 m, llegan por medio de un transportador de 16 m de longitud, procedentes de cinco depósitos temporales. Ahí, los paneles se colocan uno tras otro hasta alcanzar la longitud necesaria. Si la capa transversal excede esa longitud, una sierra la corta en consecuencia. La parte sobrante se utiliza entonces para empezar la siguiente capa. A continuación, los equipos de vacío elevan de forma alterna los paneles monocapa y los colocan en un transportador de cinta delante de la prensa, hasta que está formada toda la torta. «Gracias a esto, se pueden colocar varios paneles CLT el uno sobre el otro por medio de una unión seca», detalla Widmann.
Tras la prensa CLT de Minda, Kallfass recoge de nuevo la torta prensada múltiple, separa los elementos por deslizamiento y los transporta a la máquina de lijado. A continuación, se preparan en una grúa Voith y se almacenan en un depósito temporal o se llevan a uno de los tres centros de mecanizado Hundegger. Al hablar sobre el concepto de seguridad, Widmann menciona dos datos: «En la planta de Stora Enso de Gruvön se instalaron 1,2 km de vallado y 82 puertas de protección».

Un proveedor integral
Pero cuando hablamos de plantas de madera contralaminada, Kallfass no «solo» puede proporcionar los sistemas de mecanizado. Desde el año pasado, también cuenta con una prensa CLT en su cartera de productos. «La desarrollamos porque muchos clientes lo habían pedido», explica Haist. Gracias a su construcción segmentada, modular e independiente, no importa si el paquete de capas está formado por tablas individuales o por paneles encolados previamente. Así, el cliente tiene flexibilidad a la hora de diseñar las piezas de trabajo. Las dimensiones de los paneles van de 7 a 20 m de longitud, de 2,2 a 3,6 m de anchura y de 6 a 60 cm de grosor. El corazón de la instalación lo constituye la instalación hidráulica, que permite un prensado casi isobárico (sin diferencias de presión). Adicionalmente a la presión vertical, si se desea Kallfass también puede equipar la prensa cíclica con grupos de presión transversal. La regulación de presión en función de la superficie posibilita una presión de prensado de más de 1 N/mm2 con la anchura máxima de panel.
En el futuro, Kallfass ya tiene previsto complementar su cartera de productos CLT con otra novedad: «Hemos desarrollado un dispositivo de giro de paneles para madera contralaminada que permite girar los elementos de forma muy rápida y sencilla», confiesa Widmann. Este dispositivo de giro puede manejar piezas de CLT de hasta 16 m de longitud, 3,6 m de anchura y 300 mm de grosor, y está diseñado para más de 10 t de peso. «Gracias a esto, las piezas de CLT se pueden girar sin intervención humana y sin peligro. Por ejemplo, puede utilizarse para el mecanizado a dos caras en centros de ensamblaje», concluye Haist.

Kallfass presentó por primera vez su nueva prensa CLT el año pasado en la feria Ligna de Hannover.

Vereinzelung der Pakete

Kallfass suministró a Stora Enso todos los sistemas de mecanizado de la planta de madera contralaminada. En la imagen se muestra la separación longitudinal de los paquetes.

El escáner (A) detecta las fisuras y los nudos, y las sierras Kallfass (B) cortan la parte frontal según sea necesario.

Construcción modular: Kallfass fabrica la prensa CLT por segmentos para que pueda adaptarse a la perfección a las necesidades de cada cliente.

Mecanizado de las capas longitudinales (izq.) y transversales (der.) antes de que se ensamblen para formar una torta prensada.

Dele la vuelta, por favor: para colocar las capas longitudinales sobre el lado correcto, Kallfass instaló un dispositivo de giro de paneles.

Texto Martina Nöstler, imágenes Kallfass, Holzkurier BSP-Special 2020