Flexibilität auf eine neue Ebene gehoben ES La flexibilidad elevada a un nuevo nivel

El 12 de octubre de 2019 se puso en servicio el nuevo aserradero de Hegener-Hachmann. Se trata de uno de los procesos de producción más flexibles que se han realizado nunca en una mediana empresa de aserradero.

ASERRADERO HEGENER-HACHMANN

El 12 de octubre de 2019 se puso en servicio el nuevo aserradero de Hegener-Hachmann. Se trata de uno de los procesos de producción más flexibles que se han realizado nunca en una mediana empresa de aserradero. Fue un desafío de planificación y técnico para todos los participantes.

"Aserradero en línea Hanxleden 4.0 – Un concepto de aserradero innovador para pymes que protege los recursos" – era el nombre del proyecto, que supuso una inversión de unos 11 millones de € en Hegener-Hachmann, Schmallenberg/DE. La construcción duró exactamente un año, desde octubre de 2018 hasta octubre de 2019. Después de otros doce meses se alcanza calculatoriamente el número de cortes planificado. Pero desde el principio.

Aprovechar todos los recursos, si es posible Hubertus Hegener-Hachmann representa la cuarta generación al frente de la empresa. Cuenta con el apoyo notable de Markus von Weichs que, como socio, es responsable, fundamentalmente, de la compra de rollizos. El origen de la empresa es una explotación forestal y, originalmente, un pequeño aserradero adquirido adicionalmente y Hegener-Hachmann invirtió en la primera ampliación en 2007 – entonces con una sierra alternativa usada y una sierra circular con corte final. "Para preparar nuestra empresa para el futuro y, en la medida de lo posible, poder cortar muchos tipos de rollizos diferentes, también algunos de explotación propia, decidimos realizar una construcción totalmente nueva. Entre otras cosas, durante la fase de construcción se pudo continuar produciendo en la planta, independientemente. Nuestro objetivo es utilizar los recursos empleados de forma cuidadosa y efectiva a lo largo de todo el proceso de producción", explica Hegener-Hachmann. "Queremos poder hacerlo todo en nuestra planta. Solo con una mirada amplia tenemos nuestra razón de ser como mediana empresa". Esto no se refiere solo a la madera aserrada de clásica, como madera maciza para construcción en bruto, madera para obra o para jardín. Hegener-Hachmann es conocida en la región por sus suelos de madera maciza dura y blanda, con la marca "Gutshofdiele". Además, se mecaniza alerce, douglasia y abeto excelsa. Como el proyecto general es emblemático y tiene carácter de concepto suprarregional en cuanto a flexibilidad, eficiencia y ahorro de recursos, en el marco de la convocatoria "Ressource NRW", los componentes subvencionables pudieron costearse en un 50 % con fondos FEDER del Ministerio de Medio Ambiente del estado de Renania del Norte-Westfalia (NRW). El resultado es un aserradero moderno con una capacidad de corte anual planificada de 40.000 m3, como mínimo, de madera dura y blanda, que demuestra su eficacia en los procesos altamente complejos. Hegener-Hachmann escogió para la técnica de corte una sierra de cinta para troncos EWD inclinada y máquina de arranque de virutas para troncos de hasta 10,5 m de largo y 1,3 m de diámetro. Un 70 % aprox. de la madera llega para el corte en línea desde la zona de almacenamiento de troncos, sin clasificación previa. Para la mecanización, así como para la instalación de clasificación y apilado, Hegener-Hachmann utiliza el conocimiento de Kallfass, Baiersbronn/DE. "Para nosotros, además de la rentabilidad de la cantidad invertida era fundamental en qué proveedor se confiaba para hacer juntos ese camino. Además, la solución de Kallfass nos gustó mucho y la empresa nos prometió acabar el proyecto también en el tiempo fijado", afirma Hegener-Hachmann. "Para nosotros, los grandes desafíos fueron el corte en línea y, además, la gran variedad de dimensiones de los productos", recuerda el director general de Kallfass, Hans Haist. Asimismo, Kallfass suministró el control para la instalación de clasificación. "Nuestros programadores tuvieron una gran tarea, con maderas exigentes y diferentes dimensiones", explica Haist.
Pueden hacerse muchas cosas Los rollizos se cortan previamente en la sierra de cinta para troncos y después del corte posterior en la Combimes-BNK y/o la sierra alternativa se transportan al sistema de clasificación y apilado de Kallfass. Sin embargo, existen todavía otras dos opciones: "Los productos con más de 6 m de longitud y más de 105 mm de grosor, así como madera en trozos o piezas individuales de alta calidad pueden transportarse a la salida especial 1 de la sierra alternativa o a la 2, detrás de la BNK. A continuación pueden llevarse, cuidadosamente al nivel inferior con un dispositivo de elevación", explica Hegener-Hachmann. 50 cajas y ocupación múltiple En Hegener-Hachmann, las maderas de hasta 105 mm de grosor, 300 mm de anchura y 6 m de longitud llegan a la instalación de clasificación Kallfass. Aquí hay disponibles 50 cajas inclinadas. En las cajas inclinadas, la madera se desliza para el vaciado hacia abajo, suavemente, sobre el transportador de cadena, lo cual es especialmente ventajoso para la madera dura. "Debido a la enorme variedad de nuestros productos y la gran cantidad de tipos de maderas, con frecuencia, si es necesario, el ordenador ocupa una caja con tres gamas diferentes", explica Hegener-Hachmann. En ese caso, la caja se vacía al alcanzar el nivel de llenado y las dimensiones no necesarias se excluyen de nuevo a través de un retorno y vuelven a clasificarse. Las maderas que tienen que apilarse se separan y un empleado valora de nuevo su calidad al pasar transversalmente. Las piezas trabajadas no conformes pueden excluirse o cortarse de nuevo. Las tablas llegan después a la sierra tronzadora múltiple CNC de Kallfass: Ésta corta las maderas según sea necesario con una sierra cero y cuatro variables. "El corte es perfecto y con precisión milimétrica", confirma el operador. A continuación se realiza la formación de capas, así como el empaquetado. Según Haist, el rendimiento es de hasta diez capas o 60 tablas por minuto en la sincronización. La instalación de empaquetado está equipada con ocho cargadores con colocación automática de los listones. Los paquetes acabados bajan con un dispositivo de elevación. Debido al espacio disponible, se colocan sobre un transportador de rodillos con apoyos en un lado. Éste gira el paquete de madera 90°, conducido sobre guías. Después, los paquetes se sujetan con flejes y se preparan para el envío. Los medios paquetes o los paquetes que después del secado tienen que cargarse sin enlistonar, pueden prepararse de nuevo por medio del desapilado de volcado conectado, en una nueva pasada a través del sistema de apilado. Tanto el aserradero Hegener-Hachmann como también Kallfass confirman una implantación y puesta en servicio satisfactorias. Ahora lo más importante es la mejora continua en común de los procesos internos en la empresa y el flujo de datos.

Kallfass suiministró una gran parte de la mecanización a Hegener-Hachmann en el aserradero, así como el sistema de clasificación y apilado completo.

Una particularidad: Hegener-Hachmann puede clasificar diferentes dimensiones en una caja.

Un empleado da todavía un último vistazo a las tablas antes de que lleguen al sistema de apilado.

Kallfass instaló también la sierra tronzadora múltiple CNC de eficacia demostrada.

El espacio disponible requería algo especial: Los paquetes llegan por la derecha al nivel inferior, desde el sistema de apilado, se giran 90° sobre las guías y llegan finalmente a la estación de sujeción con flejes.

Buena colaboración: Markus von Weichs, director general de Kallfass, Hans Haist, Ernst Kallfass y Hubertus Hegener-Hachmann (de iz. a de.).

El aserradero Hegener-Hachmann comercializa sus suelos de alta calidad, de madera maciza dura y blanda, bajo la marca Gutshofdiele.